Categorías
Redes Sociales Social Media

Los primeros pasos de un Community Manager

Imaginad que llegáis a vuestro trabajo una mañana y os dicen que vais a llevar la cuenta de una nueva empresa. O que os acaban de contratar para ser los CMs de una nueva empresa.
En la primera reunión os explicarán de qué va a ir la campaña (si es una campaña) o simplemente os presentan la marca (si vais a llevar el perfil de una marca). Pero a partir de ahíel resto ya tendría que ser cosa vuestra.

¿Qué es de lo primero que deberíamos hacer?

Empápate de la marca

Da igual lo grande o pequeña que sea la marca o empresa que vayas a llevar, empápate de ella. Rebusca en internet, en su página oficial, en la Wikipedia, busca en Google… Es muy importante conocer bien a quien vamos a representar.

Mira a la competencia

Tan importante es conocer a una marca, como conocer quién es la competencia y qué están haciendo.Identifica quienes son, qué acciones o perfiles tienen en las redes sociales, cómo se comunican con sus usuarios… No para copiar lo que hagan, sino para ver lo que hacen y cómo lo hacen.

Empieza a escuchar

Una de las cosas más importantes que deberás hacer como CM es escuchar lo que se dice sobre tu marca, saber dónde y quién está haciéndote mención y si éstas son positivas o negativas. Es muy importante saber qué percepción se tiene “ahí fuera” de tu marca o empresa.
Depende donde trabajes es posible que puedas utilizar herramientas de pago muy completas para monitorizar tu marca, pero hay opciones gratuitas y muy potentes como Social MentionBacktweets,Google Alerts, y sitios de búsquedas específicas como Twitter SearchGoogle Blogsearch

Familiarízate con el entorno

Depende qué tipo de acción o comunicación se quiera hacer, se podrán utilizar diferentes canales (o incluso utilizar todos): FacebookTwitter, blogs…
Si por ejemplo vas a llevar un perfil de Twitter de una empresa es imperativo que sepas utilizarlo al 100%(los RT clásicos, RTs oficiales, menciones, hashtags, etc…).
Si es en Facebook familiarízate con las menciones, el uso de aplicaciones para hacer encuestas por ejemplo, las pestañas del perfil…
En WordPress pues más de lo mismo, cómo escribir entradas, programarlas, utilizar plugins…

No sería la primera vez que se ve a una empresa utilizando una red social y sólo actualizando status simples, sin interaccionar o utilizar funciones avanzadas y demostrar que o su CM no sabe utilizar sus herramientas o no tiene interés por ello, y esto me lleva al siguiente punto.

Interacciona

Empieza a interaccionar y a comunicarte con los usuarios, que se note desde el primer minuto que detrás de esa gran o pequeña empresa hay un ser humano y no un simple “robot actualizastatus”. Pregunta, responde, sugiere, utiliza cualquier tipo de comunicación que humanice y genere confianza en los usuarios.
Y humanizar no es poner emoticonos en todas las frases (aunque ayude), es mucho más. Es sentido común.

Estos son los primeros pasos que yo he seguido en los proyectos que he llevado o estoy llevando, y que creo que os pueden ser de utilidad para cuando os tengáis que enfrentar a un nuevo proyecto o si sois nuevos en esto del community management como yo. Obviamente los CMs expertos verán estos consejos como algo muy obvio, pero nunca está de más tenerlos en cuenta y repasarlos.

Me gustaría mucho leer vuestras opiniones y otros consejos que queráis aportar sobre este tema.

Por Alvaro Paricio  Publicado en: Social Bla Bla Bla.

Categorías
Redes Sociales Social Media

Blogs: la revolución de los usuarios

Traigo a colación aquí este interesante artículo sobre los blogs, uno de los avances tecnológicos más revolucionarios del siglo XXI, un auténtico elemento democratizador de la llamada sociedad de la información. Del mismo, extraigo las siguientes frases, a modo de conclusiones:

La posibilidad de que cualquier persona pueda publicar en Internet con suma facilidad sus opiniones sobre cualquier cosa es algo que inquieta a muchos.

Desde este pasado verano están llegando señales desde el Parlamento Europeo de una voluntad de controlar lo que se dice en los weblogs.

Quienes peor parecen llevar en los últimos tiempos el asunto de que cualquiera pueda escribir lo que le venga en gana y llegar con esa información a potencialmente todo el mundo son algunos políticos.

LA REVOLUCION DE LOS USUARIOS


Por Javier Pedreira «Wicho»,

Publicado el 12/10/2008 en LA VOZ DE GALICIA

La aparición en los últimos años de sistemas de publicación de weblogs o bitácoras, como Blogger o La Coctelera, por citar un par de ellos, han permitido que cualquier usuario de ordenador sin ningún tipo de conocimiento técnico pueda publicar y mantener contenidos en Internet, hasta el punto de que la enorme facilidad de crear y mantener espacios de este tipo ha hecho que su número se multiplicara rápidamente y hoy se cuentan unos 120 millones de weblogs en Internet, aunque muchos de ellos están inactivos.

Pronto los buscadores comenzaron a valorar muy positivamente estos contenidos creados por los usuarios, colocándolos muy arriba en los resultados de las búsquedas, lo que se convirtió en una sorpresa más bien desagradable para muchas empresas, medios de comunicación y políticos.

Y es que de repente ya no era nada sencillo controlar lo que se decía de uno en la Red ni asegurarse de que la única información que circulaba con facilidad era «la versión oficial», algo especialmente importante cuando los usuarios, cada vez más, recurren a la Red para buscar información acerca de lo que les interesa.

Reacciones de todos los tipos

Las empresas hubieron de acostumbrarse a que sus clientes publiquen sus opiniones en Internet y a que a menudo estas páginas creadas por los ellos aparezcan antes en los buscadores que las creadas por las propias empresas.
Muchas aún no saben muy bien cómo reaccionar a esto y optan por no dar señales de vida. Otras, equivocándose de plano, han optado por iniciar acciones legales contra los autores de ciertas páginas exigiendo su retirada, muy a menudo consiguiendo precisamente el efecto contrario al pretendido, ya que lo que suele suceder en estos casos es que esa información se ve reproducida en numerosos otros sitios. Algunas, sin embargo, han sabido adaptarse más o menos rápidamente a esta nueva situación, e incluso se han visto casos de colaboración entre empresas y usuarios a la hora de mejorar un producto, como por ejemplo los robots de Lego MindStorms, casos en los que todo el mundo gana.
Los medios de comunicación, que no necesariamente los periodistas que los hacen, por su parte, también han tenido que tragarse una medicina más bien amarga cuando han visto cómo los ciudadanos de a pie se ponían a producir su propia información, en muchas ocasiones más precisa que la que aparece en estos medios, o como estos mismos ciudadanos vigilan y matizan lo que se dice en los medios tradicionales desde sus espacios en Internet.
Igual que en el caso de las empresas que venden productos o servicios, los medios han pasado por varias etapas en su relación con los weblogs y sus creadores, empezando por ignorarlos en un primer momento, por denostarlos y poner en duda su credibilidad en una segunda fase, por ir reconociendo poco a poco y a regañadientes sus méritos en una tercera fase, y finalmente, al menos hasta ahora, por reconocer la importancia de los contenidos creados por los usuarios y adoptarlos de forma más o menos entusiasta y convencida.
Políticos e Internet
Pero quienes peor parecen llevar en los últimos tiempos el asunto de que cualquiera pueda escribir lo que le venga en gana y llegar con esa información a potencialmente todo el mundo son algunos políticos.
Dejando aparte sus intentos por controlar y poner freno a los distintos sistemas de intercambio de archivos a instancias de diversas entidades de gestión de derechos de autor, algo que por ahora parece condenado al fracaso y que en cualquier caso daría para escribir varias páginas al respecto, desde este pasado verano están llegando señales desde el Parlamento Europeo de una voluntad de controlar lo que se dice en los weblogs.
Poco antes de las vacaciones de verano del Parlamento, la europarlamentaria estonia Marianne Miko proponía la creación de un registro voluntario de bloggers en el que se registraría la identidad de los autores, sus intereses políticos o sociales y la responsabilidad social de estos, argumentando que no se puede saber si lo que dice un blog es cierto y que hace falta saber las posibles motivaciones del blogger , como en contraposición a los medios tradicionales, que los políticos parecen querer asumir que nunca se equivocan ni que tienen intereses más allá de informar al público.
Esta propuesta fue desestimada a finales del pasado mes, pero ello no ha sido óbice para que se siga hablando de ella y que Mikko y otros políticos hayan seguido mencionando la necesidad de regular los blogs y su funcionamiento, algo que personalmente me parece terriblemente equivocado.
Y es que puede que yo peque de inocente, pero personalmente el que cualquiera que esté al lado adecuado de la brecha digital pueda publicar lo que quiera me parece uno de los mayores avances que nos ha traído la tecnología en los últimos años, aunque esto no quiera decir que piense que amparándose en el anonimato que ofrece Internet cualquiera pueda decir impunemente cualquier cosa, aunque este tema también daría para otra página.

Categorías
Social Media Web 2.0

Sin blog no existes

Publicado en la revista TIEMPO.

SIN BLOG NO EXISTES

Políticos, músicos, cineastas, deportistas, gente corriente… Todo el que es alguien o quiere serlo dispone de una bitácora para contar su vida.

Borja de la Lama

¿Todavía no tiene usted un blog? Peor, ¿aún no sabe usted qué es eso? Pues o sigue leyendo o no tiene nada que hacer en el mundo moderno de la red 2.0 y su vida social está abocada, sin remedio, al más estrepitoso de los fracasos.
La nueva ministra de Igualdad, Bibiana Aído, es famosa por su blog; Pedro Almodóvar acaba de estrenar uno, como también escriben el suyo Karmele Marchante, Ana Torroja, Rafa Nadal, Andreu Buenafuente, o la estrella televisiva del momento, Rodolfo Chikilicuatre; e incluso el controvertido Risto Mejide.
Hace algún tiempo, Internet vivió la fiebre de las páginas web personales. Las puntocom con nuestro propio nombre (www.borjadelalama.com, por ejemplo) se pusieron de moda como escaparate para mostrar nuestro trabajo al mundo y como una forma de contacto a nivel global en un solo clic de ratón. Ahora, la información va más allá, corre a pasos de gigante y se vuelve intimista. Lo más de lo más es tener nuestro propio blog, una suerte de diario personal en el que escribimos al mundo nuestros más profundos anhelos, sentimientos, informamos de los últimos acontecimientos en nuestro círculo más próximo, e incluso hacemos partícipe a todo aquél que se pase a leernos de nuestra visión política, social o inclusive de nuestra agenda del día.
Según la enciclopedia más popular del mundo, que, sintiéndolo mucho, ya no es la Espasa sino Wikipedia, un blog es lo que en español podríamos llamar bitácora, un sitio web actualizado periódicamente, que recopila por orden cronológico textos o artículos de uno o varios autores. Se trata de un diario –la palabra blog proviene de la unión de los términos ‘web’ y ‘log’, diario en inglés– publicado en Internet, abierto para que todo aquel que pase por ahí lo lea y pueda dar su opinión, de forma que se establezca un diálogo entre autor y lector. Dave Winer está considerado como el primer blogger con su página Scripting news, publicada por primera vez en 1997.
Según un estudio publicado el pasado año por Technorati, tras diez años de existencia, había más de 70 millones de blogs contabilizados. El informe afirma que cada segundo nacen 1,4 blogs y se escriben 17 post o comentarios. Otra encuesta del portal Zed Digital refleja que un lector de blogs dedica 3,6 horas a la semana a su lectura y suele seguir una media de 4,6 blogs.
Los hay de todas clases y colores. Los encontramos de tecnología, de política, de periodismo, de arte, de cine, de literatura, de música, de televisión, de animales o de plantas. De cualquier tema que se nos pueda ocurrir, por extravagante que parezca, siempre habrá un blog que lo trate. Los más leídos, sin embargo, son los personales, seguidos de los informáticos. Gracias a Internet y a esta opción, todo el mundo puede gozar de sus quince minutos de gloria, ya no en la tele, sino en Internet, en lo que se ha dado en llamar la blogosfera, o universo del conjunto de blogs.
Famosos en la red
Al carro de las bitácoras en Internet cada vez se suben, y con más frecuencia, los famosos. Los más de lo más y los de medio pelo, porque para eso Internet es un lujo y no distingue de clases, hay cabida para todos y, si uno navega con atención, podrá ver que hasta el más friki recibe cientos de comentarios de apoyo. Y es que los blogs son la publicidad del siglo XXI. Ha llegado el momento de la autopromoción y del contacto directo con los fans, aunque sea por escrito. Pero que personajes tan dispares como Quentin Tarantino, Mercedes Milá, los chicos de Operación Triunfo o Federico Jiménez Losantos nos cuenten su vida y nos respondan en persona casi siempre, exceptuando el caso de los que gozan de un negro que escriba su blog, que los hay, eso, no tiene precio. ¿Con quién quiere usted hablar? ¿A quién admira? Ponga su nombre entre comillas en Google y le aparecerá el blog de ese personaje. Y si aún no lo tiene, seguro que ya se lo está haciendo o lo tiene en mente como proyecto a corto plazo.
Por ejemplo, ¿le gustaría saber cómo se siente Rafael Nadal cuando juega un torneo como Roland Garros? Pues sólo tiene que buscarlo y Rafa en persona le irá contando día a día sus entrenamientos, sus partidos, sus victorias –las más– o sus derrotas –casi nunca–. Mejor aún, imagínese poder seguir paso a paso el rodaje de la última película de Pedro Almodóvar. Pues él mismo se lo relata en pedroalmodovar.com. Incluso, podrá usted disfrutar de fotografías inéditas hechas por él mismo en los rodajes. Gracias a su diario personal hemos podido ver a Penélope Cruz totalmente rubia. Almodóvar ha sido uno de lo últimos en unirse a la moda del blog. Lo ha estrenado hace poco y está encantado de que sus fans sigan la trayectoria de su próximo estreno.
Al igual que él, escritores como Laura Gallego o Javier Marías anuncian en sus bitácoras las novedades sobre su última novela o cuelgan sus artículos publicados en otros medios. Y es lo bueno de los blogs, que no sólo admiten escritos a modo de diario. Hay cabida para fotografías e incluso para vídeos. Como lo oye. Si quiere compartir imágenes únicas o vídeos excepcionales de su gato haciendo el pino, su blog es el mejor medio.
¿Qué cómo se hace usted un blog de esos? Pues depende de lo manitas que sea con el ordenador. Los hay gratuitos y muy sencillos, la mejor recomendación para los neófitos, con el mecanismo de un botijo, pensados para gente que ni quiere pagar ni se lleva especialmente bien con su ordenador. En páginas como Blogger.com encontrará una solución sencilla y cómoda. Para que se haga una idea, uno de los blogs con más éxito de los últimos años es el de una mujer de 95 años que escribe sus vivencias, sus recuerdos y cuelga fotografías de cuando era joven: amis95.blogspot.com. Una joya de la blogosfera. O el fantástico Pepe Blanco, sí, sí, el mismo, el portavoz socialista, que escribe en elcuadernodepepeblanco en Blogger.com.
30 euros al año por un dominio
Otros, sin embargo, algo más ambiciosos, querrán que su blog aparezca cuando alguien escriba su nombre en un buscador. Esta opción es rápida si quiere que le encuentren a la primera, pero a cambio tiene que pagar unos 30 euros al año para que su nombre tenga una dirección .com, .es o .net. Por ejemplo, karmelemarchante.com nos llevará directamente al diario personal de Karmele, que nos cuenta las últimas novedades en la prensa rosa a modo de revista del corazón on-line. Quizá Karmele quiera seguir los pasos del bloguero Pérez Hilton, un chaval que se hizo famoso por poner a caldo en su bitácora cada día a todos los famosos de Hollywood. En Los Ángeles todos le temen por lo que sabe y cuenta, y se ha hecho millonario gracias a los ingresos publicitarios que ha generado. Porque esa es otra, si nuestro blog es popular, nos lloverán los ingresos publicitarios. Al fin y al cabo, es el medio más idóneo para anunciarse.
Más curiosidades de la blogosfera: si quiere estar a la última con lo que pasa en la academia de Operación Triunfo, encontrará los blogs de cada miembro en la página web del programa. Podrán leer lo que opinan, uno a uno, los alumnos sobre el omnipresente Risto Mejide, quien por cierto también tiene su propio blog, titulado Artículos, en un diario on-line. Ésta es otra de las formas más populares de tener una bitácora y que se lea. Los blogs son a los periódicos digitales lo que las columnas de opinión son a los diarios de papel, con la ventaja de que en Internet no hay problemas de espacio y donde en papel caben tres o cuatro columnas, en la Red se hace sitio para veinte o treinta. De esta manera, muchos personajes populares y periodistas tienen su propio blog en el medio para el que trabajan. Televisión Española también se apunta a la moda y pone un blog a cada una de sus estrellas televisivas y radiofónicas. Así, podemos leer cada día a Yolanda Flores, Diego A. Manrique, María Casado, Ana Pastor, Fran Sevilla e incluso a Ángel Nieto y Álex Crivillé. Pero, sin duda, el más seguido en las últimas semanas ha sido el del insigne Rodolfo Chikilicuatre, nuestra última y más arriesgada apuesta para Eurovisión.
¿Lo suyo es la política? ¿Está en un sinvivir por la guerra abierta en el PP? Pues no puede perderse los blogs de Pepe Blanco, Patxi López, Iñaki Anasagasti, Jorge Moragas, Ana Pastor, Gustavo de Arístegui, Carlos Martínez Gorriarán, Miquel Iceta, Rafael Estrella, Eduardo Madina o Jordi Sevilla. Pero si lo suyo es la música, quizá quiera entrar al de Ana Torroja, La Oreja de Van Gogh o incluso Barbra Streisand y la inigualable Courtney Love.
Hay de todo y para todos los gustos, elija y lea: Arcadi Espada, Eduardo Punset, Alejo Vidal-Quadras, Fernando Sánchez Dragó, Ramón Tamames, Juan Pedro Quiñonero, Alfredo Urdaci, Javier Capitán, Dani Pedrosa, Espido Freire, José Ángel Mañas, Lucía Etxebarria, Manuel Campo Vidal, Mariola Cubells, Monserrat Domínguez, Fernando González Urbaneja, Arsenio e Ignacio Escolar o incluso el fantástico escritor de novelas de terror Stephen King. Una recomendación: no se pierdan el de Andreu Buenafuente, para troncharse. Dentro de poco también el suyo.
Anímese y ábrase al mundo digital.