Categorías
Opinión

El viernes más deseado: 31-julio. Y luego, ¿vacaciones o trabacaciones?

Llegó por fin el viernes más deseado: el 31 de julio. El viernes que supone un antes y un después, el punto final a una semana que a todos se nos hace eterna.

Categorías
Networking

“No queremos ser portada de los lunes al sol”: una iniciativa para salir del desempleo

En estos tiempos que corren, la estampa que nos mostraba la película “Los lunes al sol” se ha quedado corta. Somos muchos los que nos hemos visto obligados a reconvertirnos y reinventarnos, en busca de un trabajo (no necesariamente un empleo) remunerado. Cada vez somos más los que estamos sufriendo la crisis en nuestras propias carnes, pero no por eso dejamos de luchar, al contrario. Muchos nos hemos reinventado, nos formamos, y trabajamos en lo que más nos gusta… aunque no nos compren ni paguen todavía. Pero insistimos.

El 13 de abril, un grupo de valientes, se decidieron a crear un blog No queremos ser portada de los lunes al sol”, para apoyarse entre sí y ayudar a otros desempleados, ganando visibilidad en las redes. Está claro que quien no se mueve, no es visible, y ellos no paran quietos. Es por eso que lograron llamar mi atención, y me brindé a colaborar en todo lo que mutuamente nos pudiésemos ayudar. En esa línea, hace unos días me pidieron un testimonio para el post semanal, elaborado por mi “coach” Ana Carmen Moruga, bajo el titulo El valor más preciado eres tú: el talento de los mayores de 45 años:

Es un largo camino el que tienes que enfrentarte tú solo, muchas veces sin la comprensión del que tienes al lado, porque la cifra exagerada de más de 6 millones de personas lo saben, conocen el estado de ánimo, la desesperación, la desolación y las subidas y bajadas de ánimo que sufren, por tener que soportar injustamente una situación que les ha tocado vivir. He comenzado con parte de la letra de una canción y termino de la misma forma para deciros; No hay un Héroe como Tú.

Luis Fernández del Campo: “Estar “en paro” no significa “estar parado”.
Luisfernandez cebolletaPuedo aseguraros que el empleo tal como lo conocíamos ha pasado a mejor vida. A veces hace falta una crisis, o un ERE, o ambas cosas, para asumirlo. En mi caso, se juntó todo en una especie de tormenta perfecta, que me llegó a los 47 años  (ya tengo 51), y a estas alturas de mi vida, estoy convencido que ya nunca más tendré un contrato indefinido, sino que trabajaré por proyectos, solo o en compañía de otros. Dicen que un puntapié en el culo te puede impulsar más que una palmadita en la espalda. En efecto, es así, pero ese impulso hay que saber asumirlo y reconducirlo, pues como decía la publicidad de unos neumáticos, “la potencia sin control no sirve de nada”.
No soy de los que se quedan quietos, no. Desde que me quedé “en paro”, no he estado “parado” ni un solo momento. De hecho, creo que estoy viviendo el periodo más activo de mi vida aunque mis actividades no sean remuneradas… hasta ahora. Antes del parón, yo trabajaba como Consultor de Gestión Empresarial para una marca de automóviles, un puesto que me aportó la posibilidad de ayudar a otros a mejorar la gestión de sus negocios.
En tiempos revueltos como los actuales, la mejor solución es reinventarse (o redefinirse) y adaptarse a los nuevos tiempos. Y eso es lo que yo hice: centrándome en mis habilidades y aficiones, fui mejorando mis conocimientos y practicando en la gestión de redes sociales, llegando incluso a ser el “Community Manager” de un partido político, aún sin saber que existía esta palabra. Mientras tanto, fui completando mi formación con cursos, asistiendo a conferencias y eventos, relacionándome con la gente del sector, hasta llegar a posicionarme como un especialista en Social Media. En todo este tiempo, he iniciado varios proyectos relacionados con la comunicación online, he cerrado algunos que no funcionaban, y sigo insistiendo en lograr mi sueño: ayudar a los profesionales a vencer la brecha digital, desde mi posición de “híbrido” entre el “homus digitalis” y el “homus analógicus”.
Luisfer22 estirado
De este mundo laboral revuelto y confuso no espero un contrato laboral (y menos a mi edad), pero sí ser útil a los demás, enseñándoles a desenvolverse en el nuevo mundo de la web 2.0 y las redes sociales, un mundo basado en la transparencia, interactividad, colaboración, y cooperación entre personas. Y esta es la clave de todo: las personas. Como dice mi amiga Eva Collado Durán“lo mejor de las redes sociales son las personas que las habitan”. Desde siempre me ha gustado relacionarme con otros, por eso me encuentro como pez en el agua en este entorno digital, conectando con personas on y off line, porque ambos ámbitos son dimensiones de una misma realidad, y una buena conversación en la red se verá reforzada con un abrazo físico y con una charla en torno a un café.
Como consecuencia de ese trabajo, aportando valor a la sociedad, y facilitando las comunicaciones interpersonales, espero una justa contraprestación (no importa en qué forma contractual sea) que me ayude a pagar mis facturas ¡qué menos! Quizás no sea el mejor Social Media Manager, quizás no sea el mejor consultor en comunicación digital, pero soy el adecuado para ayudar a las personas yprofesionales a comunicarse en red.
Luis Fernández del Campo
Categorías
Consultoría

1 de abril: Hoy hace un año que soy autónomo

Escogí buen día para darme de alta como autónomo: el 1 de abril, hoy hace un año, el día considerado en el mundo anglosajón como el día de las bromas (April’s fool), el equivalente a nuestro “Día de los Inocentes”. En efecto, después de 23 años trabajando por cuenta ajena, y vistas las circunstancias actuales (crisis, crisis, y más crisis), casi puede considerarse una inocentada el hacerme autónomo.  Porque con 50 años, en mitad de una crisis económica galopante, y sin tener ni idea de los papeleos que todo esto implica, es cuando menos una heroicidad. Aunque tengo una asesora que se ocupa de todos los temas fiscales y papeleos (el 347, las declaraciones del IVA, y tantos farragosos trámites), lo realmente duro es conseguir clientes a los que facturar tus servicios, y además lograr que te paguen por ello. Pero del tema “comercial” hablaré otro día.

La semana pasada, con ocasión de la huelga general convocada para el 29M, encontré una fotografía, tomada en un establecimiento de Ávila (el reflejo en la foto lo ubica inequívocamente), que refleja la cruda realidad de los autónomos, con cuyo texto me identifico y suscribo totalmente:

Al fin y al cabo, dependemos de nosotros mismos para lo bueno y para lo malo, para crear empleo (empezando por nosotros mismos), para buscar clientes (lo más difícil), para encontrar colaboradores (aunque seamos autónomos, no somos capaces de hacerlo todo solos), para pagarnos la Seguridad Social, y si todo funciona para obtener beneficios directos de nuestro trabajo.

Curiosamente, hace un año, cuando inicié esta aventura de autónomo, se producía otra efemérides: el Día de la Diversión en el Trabajo, que en España viene celebrándose desde el 2008 (justo cuando se importó esta lúdica jornada) en el 1 de abril, o en caso de ser festivo (como en este año), el primer jueves laborable del mes de abril.

¿Diversión en el trabajo? A estas alturas, disponer de ingresos fijos y dignos es motivo suficiente para saltar de un brinco todas las mañanas. Aunque todavía haya quienes se lamentan porque su actividad profesional les aburre o les toca sufrir un jefe tan sumamente corrosivo que les ha causado una úlcera. O igual están hartos de las intrigas en la empresa, con media plantilla llevando un cuchillo entre los dientes y la otra mitad escondida debajo de la mesa. Nadie dijo que fuera fácil ganarse el pan de cada día.

En todo caso, siempre existe la posibilidad de dejar atrás los trabajos aburridos o alienantes y a los jefes corrosivos, de dedicarse a lo que realmente le apasione a uno, pasárselo bien, y que además te paguen por ello. Ese “buenrollismo” (o #wenrolling, que diría Cuco de Venegas), la actitud positiva en definitiva, debe ser el motor que nos empuje a dar lo mejor de nosotros mismos. ¡Podemos!