Categorías
Comunicación política Política 2.0 Redes Sociales Twitter

¿Sinceridad, hackeo, o error humano, en el twitter de @Psoe?

Esta tranquila mañana de domingo, el twitter @PSOE nos sorprendía con el siguiente tweet:

De lo que deducimos que “la candidata” es Carme Chacón y el “otro” es Rubalcaba. ¡Menuda “cagada 2.0”! ¿o no?

¿Sinceridad, hackeo, o error humano? Es la duda “razonable” que ha pasado por la cabeza de todos los tuiteros. Curiosamente, a los pocos minutos, el tweet fue borrado (al más puro estilo Bisbal), y desde la cuenta oficial del PSOE en twitter se escribía lo siguiente:

A partir de ese momento, en twitter, los usuarios incrédulos, y los que se unieron “a la juerga”, crearon un hashtag que gracias a las bromas y su viralidad, pronto se habría convertido en Trending Topic (llegando a Mundial) en esa misma mañana: #ExcusasPSOE, permaneciendo en primera posición hasta bien avanzada la tarde. Como siempre sucede en estos casos, la ironía unida a la incredulidad tuitera, y avivada por la expresión “evidentemente” (por el énfasis en la seguridad con lo sucedido), hicieron crecer el hashtag como la espuma. He aquí una muestra aleatoria de los guasones tweets:

¿Qué puede haber sucedido realmente? Veamos:

a) Un hackeo organizado para crear confusión entre los seguidores de @PSOE. Aunque es lo que se podría deducir del comunicado oficial tuiteado por el partido, y a pesar de ser técnicamente posible, no lo considero probable, ya que el tono del mensaje habría sido mucho más bronco. El contenido del tweet perfectamente puede ser la opinión de un militante a quien no convencen ninguno de los dos candidatos (que supongo los habrá). Por otro lado, uno de los tweets de esta tarde argumenta por qué no es un hacker:

b) Un arrebato de sinceridad, por parte del Community Manager, como algún tuitero insinuaba. No lo veo lógico. Un Community Manager debe ser ante todo un profesional, sea o no militante del partido, y por tanto debe abstenerse de emitir opiniones personales desde el usuario oficial del partido.

c) Un descuido del Community Manager, que por error envió el contenido de un tweet personal, a través de la cuenta oficial del partido en lugar de la suya. Esto es algo que a todos los que gestionamos varias cuentas, nos puede suceder en algún momento. Aunque debemos mantener un cuidado exquisito, somos humanos y podemos equivocarnos. Bueno, pues si así fuera, se reconoce, se pide perdón, y ¡crisis solucionada! En este mismo sentido lo expresaba el escritor Juan Gómez Jurado:

d) También podría suceder, y en mi opinión es lo más probable, que algún miembro (o ex-miembro) del equipo 2.0 del PSOE, hubiera enviado ese tweet por error desde su tweetdeck, ya que podría conservar en dicho gestor la contraseña y cuenta del PSOE. En todo caso, es responsabilidad del partido controlar quiénes tienen acceso a las cuentas de redes sociales corporativas, y la modificación de las contraseñas cuando hay un cambio de personal.

En mi opinión, lo que queda claro es que la crisis no se ha gestionado bien.

De todos los que nos dedicamos a la Comunicación 2.0 es bien sabido que lo que hay que hacer, tal como expresaba Juan Gómez-Jurado en su tweet es: reconocer el error ( las causas  que sean, eso da igual, al final la responsabilidad es del partido), pedir disculpas, y NUNCA BORRAR el tweet que dió lugar a la crisis. Quizás así se hubiera evitado la corriente de comentarios, que han llegado a ser TT mundial.

En estos momentos, en que desde fuera se vislumbra un partido en proceso de renovación, los gestores de su comunicación deberían evitar el riesgo de provocar un impacto negativo entre los tuiteros, sean o no votantes del mismo. Es evidente que la mayoría de las personas en twitter no se han creído que haya sido un hackeo, muchas veces las comunicaciones oficiales provocan el efecto contrario: por provenir de una fuente interesada, pierden credibilidad. Quizás los argumentos de otros tuiteros cercanos podrían haber sido más creíbles.

Mi recomendación es que analicen qué ha ocurrido, para evitar que suceda algo similar cerca de las elecciones primarias, y evitar una división interna entre los militantes, con el objetivo de reforzar la unión de los mismos en torno a uno u otro candidato. Pero sobre todo, que piensen en términos de Comunicación 2.0, lo cual implica un ejercicio máximo de transparencia, bidireccionalidad, y atención a las opiniones de los ciudadanos, que son a quienes deben representar.

ACTUALIZACIONES (Otros comentarios en prensa, seleccionados entre numerosas inserciones de la noticia, por su especial interés):

– Puro Marketing: El error del Community Manager del PSOE: cuando lo privado se hace público

– Política y Redes: Hackeo en el twitter del @PSOE

– El Confidencial: El PSOE publica un ‘tuit’ por error

– La Voz de Galicia: Un polémico tuit del @PSOE en el punto de mira

– La Vanguardia: Un ‘tuit’ hackeado en la cuenta del PSOE ‘ataca’ a Chacón y Rubalcaba

Categorías
Comunicación política Redes Sociales SENTIDO COMUN Twitter

¿Campaña electoral 2.0, o 0.2? errores social media de la precampaña

Ahora que ya se ha iniciado la campaña electoral, podemos hacer una pequeña síntesis de lo que, desde el punto de vista de Social Media, hemos observado en la precampaña 2.0. Los partidos han estado calentando motores, haciendo experimentos en Social Media, con resultados en general poco afortunados.

Quienes nos movemos en el mundo de las redes sociales hace años, hemos venido desmenuzando las incursiones realizadas por los partidos que concurren a la próxima cita electoral, desde un punto de vista comunicativo. En este sentido, se han publicado interesantes posts, y se ha debatido, especialmente en twitter (ver #politica2cero), sobre las “cagadas 2.0” de los Community Managers de nuestros políticos. Y hemos llegado a una conclusión generalmente aceptada: la inmensa mayoría de los políticos españoles (salvo honrosas y destacadas excepciones) y de sus C.M. NO han entendido aún los valores 2.0, la filosofía que subyace en las redes sociales, ya que vienen utilizándolas como un canal de comunicación unidireccional más, como mucho podría decirse que las gestionan con un estilo “0.2”. En definitiva, están entrando en las redes sociales como “elefantes en cacharrería”.

Quizás la culpa sea del sectarismo que rodea a la “clase política”, o más bien debería decir “casta”, que prefiere contratar a gente de “los suyos”, quizás expertos en marketing político, formados en técnicas políticas en Harvard o en Washington, pero inexpertos en redes sociales y Web 2.0.

A estas alturas, con la campaña electoral ya iniciada, no es de descartar que haya cambios en la estrategia 2.0 (y en quienes la dirigen) en algunos partidos (atención, aprendices de brujo). Si el cambio es acertado, lo notaremos pronto, pero no influirá en las elecciones: el sentido del voto ya está decidido en la inmensa mayoría de los votantes. Una labor bien hecha en redes sociales necesita al menos 6 meses para empezar a obtener resultados, no los 13 días que nos quedan de campaña. En todo caso, no sirven planteamientos cortoplacistas, sino a largo plazo, con tiempo para relacionarse con los ciudadanos como uno más, no desde su pedestal, sino como uno más, utilizando las herramientas que facilitan esa accesibilidad y conexión real, entre las cuales hay una que predomina: el sentido común, o lo que yo llamo 2dedosdefrente.o.

A raíz de una conversación con algunos tuiteros ilustres, anoche mientras no veíamos “La Noria”, pude descubrir un magnífico post de Samanta Koziner, que recopila los principales ejemplos de “Social Mierda” de esta campaña, y en el que no podemos obviar el comentario de Inma Ferragud, a partir de los cuales me hago una serie de  reflexiones, que creo compartimos muchos:

– Que el C.M. de Mariano Rajoy no tuviera twitter (hasta hace una semana), ni supiera usarlo, ni leyera los tuits de su ponencia #fuegosenlared, explica el grado de desconocimiento que tiene de las redes sociales (y así se nota).

– Que la susceptibilidad y el sectarismo se dan más fácil entre quienes no entienden que en las redes sociales se dialoga, se comparte, y se opina libremente.

La falta de comprensión de nuestros políticos hacia las redes, nos han proporcionado material suficiente a los blogueros para escribir unos cuantos posts. Aquí tenéis una selección sobre las “cagadas 2.0” más famosas:

Mariano Rajoy en twitter: aciertos y fallos

Políticos en Redes Sociales: como elefantes en cacharrería, por María Rosa Díez

#ProstiTuit perverso, por Manolo Recio.

El PP y las redes sociales: ¿matrimonio de conveniencia, o prosti-tuit-ción?

El #prostituit, por Juanjo Ibáñez

Activistas autónomos y autómatas, de Antoni Gutiérrez-Rubí.

Precalentamiento 2.0 en la campaña electoral: @ConRubalcaba vs @GonzalezPons

Políticos en Twitter: así no, por favor., por Elena Barrios (@ElenaBarrios).

Partidos políticos y frivolidades 2.0, por José Luis Orihuela (@jlori)

Dime cómo tuiteas y te diré como piensas… si lo haces! #prostituit, por Elena Barrios.

–  Nuestros políticos en la red: Del #prostituit a #puntosRubalcaba

De Rubalcaba, Rajoy y Community Managers

Los hashtags son como las armas: los carga el diablo…, por Elena Barrios (@ElenaBarrios).

La nueva moda en twitter es disfrazarse de Rajoy por Halloween: caso #avatarmariano

“Ya somos Trending Topic, y ahora qué”, por Juanjo Ibáñez.

En este último, expresa Juanjo Ibáñez: “Si hace unas semanas afirmaba que estar en Twitter no es hacer Gobierno Abierto, hoy quiero decir que ser trending topic no implica lograr ningún éxito si la estrategia para lograrlo no conduce nada más que a su obtención”. “Proponerse como meta ese objetivo, nada más, denota no entender la esencia de las redes sociales y minusvalorar su valor como canal de comunicación política e instrumento en la gestión pública. Un Trending Topic logrado de ese modo supone trasladar a los canales 2.0 las conductas de comportamiento del off line”.

 César Calderón en su blog ha dicho sobre el inicio de la campaña electoral que: “A pesar de esto, no estamos ante una campaña 2.0, los partidos mantienen su miedo a internet – cosa en cierto modo comprensible con la que está cayendo- y han decidido entrar en la red con el freno de mano puesto.”

Ayer mismo, “durante un reportaje emitido por Informe Semanal sobre la campaña y el papel que jugarán las redes sociales en ella, la voz autorizada por el PP para hablar sobre este asunto era Esteban González Pons, una persona que desde que apareciera por Twitter ha demostrado un profundo desconocimiento del uso de esta herramienta como vehículo de comunicación política. Pons dijo que “Las redes sociales no van a determinar quién va a ganar o no estas elecciones. Pero el que quiera ganarlas ha de estar en las redes sociales“. Señor Pons, si realmente es eso lo que usted y su partido piensan, están perdiendo el tiempo y nos los están haciendo perder a los que esperamos que las redes no se usen con un fin electoralista sino para promover los cambios que, por otra parte la sociedad demanda a voces en muchos foros.

Las redes no sirven para ganar elecciones. Tampoco para ver cuántos TT se es capaz de conseguir. Sirven para conversar, para compartir, para hacer más transparente la política. En suma, para todo aquello que aún no ha aparecido en nuestro país salvo en contadas, muy contadas ocasiones.”

Señores políticos, están ustedes en el 0.2 de las redes sociales. Empiecen ustedes por escuchar, comprender, conversar, extraer conclusiones, más conversar, implantar mejoras, conversar, transmitirlas, y finalmente la comunicación fluirá por sí sola.

Categorías
Comunicación política Política 2.0

Sobre slogans de campaña: ¿nos centramos o nos radicalizamos?

“Súmate al cambio” vs “Pelea por lo que quieres”

Según el diccionario de la R.A.E., la definición de eslogan es “Fórmula breve y original, utilizada para publicidad, propaganda política, etc”. Por tanto, sirve para resumir o concentrar las ideas o el programa de un partido político, y servirá de base en la campaña electoral.

Ya conocemos los eslogans de campaña de los dos partidos mayoritarios, que denotan dos estrategias claramente diferenciadas: una en positivo, y otra en negativo; una inclusiva, y la otra excluyente; y ambas inspiradas en campañas anteriores, suyas y de otros partidos. Pero no sabremos cuál de las dos estrategias resultará la acertada, hasta el 20N por la noche.

Como ya venimos comprobando, la originalidad brilla por su ausencia en esta campaña, y lo único que podría aportarnos alguna novedad en las formas, las redes sociales, no se está aprovechando como debería hacerse, porque ni los políticos (ni sus asesores 2.0) las entienden.

No obstante, en una situación como la actual, es muy probable que quien gane las elecciones no sea por su uso de las redes sociales, ni por un deslumbrante eslogan, ni por un completo programa electoral (que nadie lee). Será por muchos otros factores, entre ellos la crisis (que ya influyó en las pasadas municipales).

De entre los análisis que aparecen hoy en los medios, coincido especialmente con algunos de ellos, de entre los que destaco (y reproduzco) los siguientes:

Iñaki Ezkerra, en La Razón: Centro y medio

El centro es la clave de la campaña del PP para las elecciones del 20-N y ello es, sin duda, un acierto. Si el PSOE ha sacado lo peor de la Transición en las dos últimas legislaturas, lo que necesita España es un Gobierno que resucite lo mejor de aquella época. Lo mejor es la libertad sin ira que lleva implícito el antisectario e integrador lema de «Súmate al cambio» que ayer presentó Ana Mato y que no excluye a nadie ni nos pone enfrente de nadie. La mejor respuesta a la tensión y a la bronca del «Pelea por lo que quieres» que se han sacado del hígado los socialistas es lo que dice el famoso vídeo del partido de Rajoy: «Este país no está para peleas».

En la pelea, en la tensión zapateril, está Rubalcaba, que en realidad es el que la inventó y que ahora ha pasado de poner cara de peluche a decir que el PP no quiere la paz, cuando la respuesta de Rajoy y Basagoiti al comunicado de ETA ha sido de lo más templada, equilibrada y sensata. Si no queremos que ETA gane «su guerra», no le hagamos la campaña en «nuestras elecciones». Si no queremos que consigan negociando lo que no consiguieron matando, tenemos la solución en las urnas. Porque en la pelea están también Bildu y el PNV que, con palabras de un inolvidable personaje novelesco de mi paisano Jesús Amilibia, nos quieren meter con calzador en menos de un mes «una Euskadi comunista e independiente, verde y limpia, aldeana y jotera, aizkolari y pelotari». La campaña de los populares saca a ETA de la campaña. Y saca también fuera de ella la pelea. Es políticamente centrista y se centra en la crisis. Si no querían centro, aquí tienen centro y medio.

Alberto Mendoza, en El Confidencial: ¿Vuelve el doberman? El PSOE diseña una campaña negativa de ataque al PP

Los ladridos del dóberman pueden volverse a escuchar en la carrera del 20-N. El PSOE ha diseñado una campaña electoral negativa y de ataque al PP con el objetivo de despertar al electorado durmiente de la izquierda. Se trata del último recurso de Alfredo Pérez Rubalcaba para recortar distancias con Mariano Rajoy, pero la apuesta no deja de ser arriesgada, ya que puede desencadenar un efecto bumerán y, además, los populares están decididos a no contribuir a la confrontación. El video presentado ayer por los socialistas en defensa de la escuela pública es el primer capítulo de una estrategia que Ferraz ya aplicó con éxito en 1993 y 1996. ¿Funcionará en 2011?

Desde hace algunas semanas, el PSOE ha basado su campaña en denunciar los recortes del PP, tanto los que aplica en las comunidades autónomas, como los que hipotéticamente llevaría a cabo Rajoy en caso de llegar a la Moncloa. Para activar los resortes del miedo a la derecha, desde Ferraz se ha elaborado un mapa de los tijeretazos de los gobiernos autonómicos populares; Rubalcaba advierte constantemente del peligro de una victoria conservadora; y se han lanzado varios videos llamando a pelear por los servicios públicos.

Tras el spot amable en el que el PSOE se identificaba con el instinto maternal de una leona, los socialistas han endurecido el tono con su último video sobre la educación pública, protagonizado por un niño remilgado de escuela privada y su criada. Se espera que Ferraz suba el volumen conforme avanza la campaña en un in crescendo que movilice a sus bases desencantadas con el miedo al PP. En el equipo de campaña de Rubalcaba se sostiene que la estrategia ya ha dado sus frutos, según revelan sus estudios cualitativos con grupos de discusión, donde comprueban la reacción de votantes indecisos a estos mensajes. Para incidir en este discurso, los socialistas han convocado una decena de ruedas de prensa en toda España para denunciar a los gobiernos del PP que no han presentado los presupuestos autonómicos de 2012.

Por su parte, fuentes de la campaña del PP afirmaron que también han identificado la estrategia socialista como una campaña de movilización  apostando por lo negativo. “Parece muy bien planificada, sin improvisación. Llevan un mes intentando crear un estado de opinión con los recortes sociales y probablemente se reservan un fuerte impacto final para las 72 horas antes del 20-N. Deben convertir esas emociones que están sembrando en acción, en sacar a la gente a votar”, aseguraron estas fuentes.

Regreso a 1996

“Podemos estar ante la campaña más negativa de nuestra historia”, señaló Roberto Rodríguez, profesor e investigador de comunicación política. A su juicio, el PSOE puede recurrir al “modelo dóberman” para activar a la izquierda como ya sucedió, por ejemplo, en 1993, cuando Felipe González le dio la vuelta a las encuestas, o en 1996, cuando Jose María Aznar ganó solo por un punto. “Entonces el PP mantuvo una campaña limpia, sin responder a los ataques, pero no le salió bien”, recordó.

Sin embargo, la estrategia del PP pasa por ceñirse a su campaña, sin atizar la polémica ni responder directamente a Rubalcaba. Los popularesconsideran que el estereotipo de la derecha que trata de agitar el PSOE ya no funciona en la ciudadanía como en los años 90, cuando todavía no habían gobernado nunca. Pero ni siquiera la jefa de campaña del PP, Ana Mato, está exenta de cometer errores estratégicos. Mato respondió a la campaña de los socialistas en colegios públicos de Andalucía afirmando que algunos niños ni siquiera tienen mesas para sentarse en las escuelas de esa comunidad. La indignación que desataron sus palabras apenas fue mitigado por los esfuerzos el PP por mostrar noticias de medios andaluces denunciando las carencias de algunos colegios.

Y es que si las campañas negativas se utilizan en todos los países es porque se confía en su efectividad. “Hay estudios que apuntan que se recuerda más la información negativa que la positiva, pero también tiene sus riesgos. Si al PSOE le sale bien, puede movilizar a la izquierda; pero si le sale mal, sufrirá un efecto bumerán”, opinó Rodríguez.

La taza por puntos de Rubalcaba

Los nuevos formatos y, en este caso Youtube, han contribuido a que las campañas sean más ágiles, y a que los mensajes negativos se propaguen de forma epidémica. El PP no tardó en replicar al lema socialistas con un video que anticipaba su lanzamiento de campaña; y el PSOE no ha necesitado de la televisión para que su spot sobre educación encienda la polémica y se refleje en los medios de comunicación. Aunque la clave, según Rodríguez, no es la capacidad de contraataque que permite internet, sino “quién lleva la iniciativa durante la campaña, porque ése será quien más tenga que ganar durante la campaña”.

A casi una semana de que comience oficialmente el sprint electoral, el clima de campaña ha comenzado a calentarse. Además de la guerra de videos, ayer se comprobó que el PP ha vuelto a copiar su lema “Súmate al Cambio”, después de que en 2008 (“Con cabeza y corazón”) se lo arrebatara al actual presidente de Guatemala. En esta ocasión, el plagiado ha sido el mandatario chileno Sebastián Piñera, aunque la capacidad de asimilación de Génova viene de lejos.

El mensaje de la precampaña, “Comienza el Cambio”, no era más que la traducción del empleado por CiU en las pasadas elecciones catalanas; mientras que el “Con Rajoy es posible” de 2008 era idéntico al “Con Izquierda Unida es posible” de 2007, y al “Con Carrefour es posible”, de la conocida cadena de distribución. Por su parte, el equipo de Rubalcaba vio ayer cómo la ironía de los internautas valoraba su “Programa de puntos” para conseguir merchandising del candidato del PSOE a través de la participación en su web. Así, los más activos en las redes socialistas podrán obtener desde un bálsamo labial a un termo, pasando por una taza “irrompible” o un polo. Un ejemplo de que no toda la campaña es negativa.

Luis Fernández del Campo

Consultor en Redes Sociales